sábado, agosto 12, 2006

 

Les deberían de dar el Pulitzer

Es lo menos que se merecen. Está bien que las pruebas que reunieron no son fáciles de comprobar ante el mundo. Está bien que muchas de ellas ya ni siquiera están en sus manos. Pero el peligro que han corrido durante toda una noche para que la verdad de la "Operación Riñón" llegara al público sin adulteraciones, les convierte en héroes.
Pocos miembros de la profesión han resistido con tanto valor las amenazas y las presiones. Un ejemplo de que la persistencia dentro del periodismo es tanto o más importante que escribir bien, sin faltas o hacer fotos que estén en foco. Esos son inconvenientes menores cuando el objetivo es que la gente sepa de qué van las cosas.
¿Que el Pulitzer es un premio que sólo se da a los americanos? ¿Qué más da? Cuando sepan del resultado de esta investigación seguramente se lo irán a entregar en mano a nuestros reporteros a su casa de Leganés. Prepárense para ello.

 

¿Reconocen ustedes a estos personajes?

Seguramente, no. Pero es muy probable que desde este momento empiecen a prestarle más atención a sus desplazamientos. Camuflados como simples visitantes de las verbenas de esta ciudad se encuentran estas figuras. Ellos son las cabezas visibles de redes que atraviesan nuestra sociedad y se aprovechan de nuestras distracciones.
Definidos así podrían parecer simples carteristas, pero no, son mucho más. Incluso forman parte de nuestra respetable vecindad. Nos piden azúcar cuando les falta, nos prestan el aceite, votan en las reuniones de comunidad, pero cuando dejan de hacerlo se convierten en peligrosos artífices de un mercado que se mueve en las sombras.
¿Qué comercian? Todos lo sabemos y no hace falta ni siquiera nombrarlo, porque si hablamos de verbenas, también hablamos de casquería, y si hablamos de casquería... es que ya no queda más nada por decir. Estén atentos. Puede que después de esta revelación los vean aparecer más seguido en los telediarios.

 

En la soledad de las salas de autopsia

Nuestros reporteros no han escatimado esfuerzos en la búsqueda de la verdad y a pesar de que en todo momento se han negado a participar en cualquier acontecimiento ilegal, la velocidad de los hechos los sume en tramas macabras. La duda es solo una: ¿qué se cuece dentro de las salas de autopsia?´
Las revelaciones de lo que allí ocurre han caído afortunadamente en manos de profesionales de la información que nos enfrentan con una realidad escalofriante. Nuestros seres queridos (y otros no tanto) son víctimas de un descarnado despiece por parte de médicos que utilizan sus horas de trabajo para conseguir entradas extras sin importarles lo que deban hacer para conseguirlo. La Operación Riñón no afecta sólo a temas castigados por el Código Penal. También a muchos otros reñidos con la moral y los buenos sentimientos. Los nombres quedan ocultos sólo para proteger el honor de sus familias, porque si no...

 

¿Son seguras las visitas a los dentistas?

Parte de lo que ha desvelado la investigación de la "Operación Riñón" tiene que ver con el mundo de los dentistas. ¿Quiénes son los que acuden durante la madrugada a las urgencias? ¿Son gente fiable? ¿Qué buscan en verdad? Sabemos que la noche oculta un sinnúmero de actividades inconfesables y ésta puede ser una de ellas. Porque al mismo tiempo nos podríamos preguntar. ¿Qué tipo de dentistas son los que se encuentran en estas consultas? ¿Trabajan de acuerdo a un código ético o simplemente hacen lo que les sale de las narices?
Esto no ha hecho más que comenzar.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?